Ruta de los puentes 1, Pedro Muñoz

Esta ruta es la primera de una serie de tres rutas para conocer los puentes monumentales de la zona sobre el río Záncara, Guadiana y Ciguela, cercanos todos a Alcázar y sin embargo desconocidos para la mayoría de las personas. En este caso, conoceremos los dos sobre el río Záncara, en el término de Pedro Muñoz.

 

mapar8

 

Pincha en el mapa para ver detalles de la ruta

67 kilómetros aproximadamente. 

Ida y vuelta por el mismo camino.

Partimos de la iglesia de San Francisco, por la calle la Virgen, girando a la izquierda por la calle Federico Álvarez, enlazando con el paseo de San Isidro, que nos lleva por debajo de la línea de ferrocarril. Cruzando una segunda línea de tren (que va a la fábrica Precon), giramos a la derecha, para coger el primer camino de la izquierda, entre granjas de ovejas. Este camino se divide rápidamente en dos, debiendo seguir por el de la derecha, que pasa pronto por el lado izquierdo de un vertedero de escombros. En la siguiente bifurcación , de nuevo por el de la derecha. Estamos atravesando la zona conocida como la Media Legua. Debemos seguir este camino, cruzando la carretera de Campo de Criptana a Tomelloso (la zona conocida como Cañada Combral), y la carretera de Criptana al Puente de San Benito (hay una acequia con un olor pestilente). Una vez cruzada esta última, llegaremos a un cruce con un camino, donde giramos a la derecha, para girar de nuevo a la izquierad por el primero que nos sale por ese lado. Estamos en la zona de Pozo Villajos. Este camino que hemos cogido nos lleva al poco a un cruce de varios caminos. Seguimos de frente para llegar a la carretera de Criptana a Arenales de San Gregorio.

La cruzamos y seguimos de frente. El camino hace un giro hacia la izquierda. A la derecha vemos un enorme caserío, las Casas de Don Lucio. Seguimos recto. En un punto, el camino se cruza con otro mucho más trillado. Fijaos bien,aquí podemos despistarnos: de frente sigue el camino entre la maleza. Por mal que esté se puede transitar por el, y hay que seguirlo, con su cambios de dirección hasta que sale a otro camino más trillado, y de frente todo el tiempo hasta que, al poco, se acaba en un camino ancho, donde giramos a la izquierda, en dirección a la línea del ferrocarril.

Estas las cruzamos por un puente, a la altura del antiguo apeadero de Arenales. Tras bajar el puente, el primer camino a la derecha por un camino que primero se separa ligeramente de la via del tren, para luego acercarse, a la altura de otro puente. Nuestro camino no va por el punete, sino por el camino de la izquierda, que en un momento dado se pega a las vías del tren para luego separarse. Estamos en la zona conocida como la Rinconada.

Aproximadamente a un kilómetro por este camino debemos girar a la derecha (a la altura de una casa en ruinas y unos árboles), para cruzar el río Záncara por su cauce seco, o por un rudimentario puente de hormigón, que nos servirá para comparar con los que pronto veremos. Ahora por lo tanto estamos en el lado derecho del cauce del río Záncara, y de nuevo cerca de las vias del tren. Seguimos el camino que llevamos ahora sin dejerlo hasta cruzarnos con la carretera de Pedro Muñoz a Tomelloso, en una zona de abundantes casas, fábricas abandonadas, granjas y arboledas junto al río. Cruzamos la carretera, pegados a una antigua fábrica, y en la siguiente bifurcación, por el camino de la izquierda, pegándonos al río un poco, hasta llegar a un cruce de caminos y primera meta de esta ruta, el Puente de San Miguel, a la altura de la ermita de la Virgen del Buen Parto de Pedro Muñoz, al otro lado del río. ¡Ojo con la fuente, que no es agua potable! Este es el primer puente monumental que nos encontramos, aunque no el más interesante. Está muy restaurado, como el siguiente que vamos a ver, lo que de nuevo nos servirá de comparación con los que veremos en otras futuras rutas.

Tras un descansito, seguimos. Ahora tenemos dos opciones, cruzar el puente y volver al camino por el que veníamos y seguir de frente, o seguir por el lado de la ermita por un paseo que nos lleva al siguiente puente. Nosotros optamos por volver al camino, cruzando el puente y siguiendo recto por el camino que traíamos. Hay una bifurcación, siguiendo nosotros por el camino de la izquierda, que tras un par de kilómetros nos lleva a la segunda meta de esta ruta, el Puente Romano. Este, también muy resturado, estaba en un estado lamentable hasta hace bien poco. Ahora, quizás la restauración ha sido demasiado agresiva. Este puente data de época romana, y tenía alhunos ojos más que hora están cegados (uno de ellos aún se pueden ver). Alguna calzada romana atravesaba por estas tierras hace 2.000 años…

La ruta no la terminaremos aquí. Seguiremos hasta un interesante conjunto de casas en ruinas, conocidas como La Torre, en el paraje de Becejate, a un par de kilómetros de este puente, siguiendo el cauce del Záncara por el lado por el que venimos. Si volvemos al camino que tríamos, seguimos recto y por la izquierda en la siguiente bifurcación, el camino sube una leve pendiente hasta las casas de la Torre de Becejate. Desde este punto se ve la carretera de Pedro Muñoz a Socuéllamos, a escasos 10 km desde donde estamos. Se ve la llanura manchega, enorme, el cerro de los molinos de Alcázar en la lejanía, las estribaciones de los montes de Toledo detrás, el valle del Záncara completamente seco…podemos imaginarnos la riqueza paisajística que hemos perdido con tanto cultivo extensivo y la pérdida de nuestros ríos, de nuestra agua…una zona donde sin duda pudo haber una torre que dió con toda seguridad origen a esta quintería ahora en ruinas, donde pudieron vivir familias hasta hace no mucho.

Ahora la vuelta, por el mismo camino, deshaciendo lo andado y con los molinos de Alcázar sin perder de vista, hasta llegar a nuestro punto de partida.

Alcazar-Becejate

Anuncios

Un pensamiento en “Ruta de los puentes 1, Pedro Muñoz

Los comentarios están cerrados.