Muy sencilla ruta por Lagunas de Ruidera

Nota Informativa. Desde el 01/07/2013 se ha regulado el acceso por la senda que bordea las lagunas de Ruidera por la Margen Izquierda de las mismas desde la Laguna Redondilla hasta la Laguna Colgada, en el tramo que transcurre por el Refugio de Fauna y Monte de Utilidad Pública: Hazadillas; El Madero, Sobrante del Ballestero y Era Vieja AB-1093. El acceso estará restringido y únicamente se podrá transitar por la citada senda con guía expresamente autorizado por estos Servicios Periféricos. Los vecinos de los municipios con territorio dentro del Parque Natural (Ruidera, Ossa de Montiel, Alhambra, Villahermosa, y Argamasilla de Alba) podrán solicitar permisos especiales para transitar por esta senda ante sus respectivos Ayuntamientos que darán traslado de las solicitudes a estos Servicios Periféricos para que sean emitidas los correspondientes acreditaciones. Ver documento oficial

-Ruta ida y vuelta casi por el mismo camino, 50 kilómetros

Ver imágenes de la ruta

Primera ruta de una serie de rutas para conocer el Parque Natural de las Lagunas de Ruidera.

Conoceremos gran parte del Parque Natural ( desde 1979) de Las Lagunas de Ruidera, bordeándolas, desde la Laguna del Rey hasta la Laguna Blanca, y vuelta.

El parque es un complejo de 15 lagunas, que ocupan en total una extensión de 3.772 ha, una longitud de 28 km, y un desnivel de 120 m.

Partimos del aparcamiento que hay en el cementerio de la localidad de Ruidera, donde nos podemos asomar a ver el Hundimiento, enorme depresión formada por una riada en el siglo XVI. De nuevo en el aparcamiento, tenemos que cruza la carretera, y justo en frente sale un camino marcado con los postes de la Ruta de Don Quijote. Vamos a bordear las lagunas por la orilla izquierda.

La primera laguna que bordeamos es la Laguna del Rey, hermosa laguna que casi nunca acusa las sequías. La siguiente laguna es la Colgada, la mayor laguna de todas. En medio de la laguna está el paraje de La Isla, donde hubo una fortaleza medieval. Tras la Colgada está la laguna Batana. Al llegar a esta laguna hay que intentar no perder el camino, y si lo perdemos, intentar llegar al camino que va más pegado al borde de la laguna. Pasamos a la laguna Santo Amorcillo, o Santo Morcillo, laguna que vierte a la anterior por cascadas si la sequía lo permite.

Inmediatamente después nos encontramos con la laguna Salvadora. Para pasar de esta a la laguna de la Lengua, os recomiendo que lo hagais de la forma más cercana al bode de la laguna, aunque haya algún tramo en la que os tengais que bajar de la bici e ir empujándola. Al poco encontrareis un sendero pegado al borde de la laguna, donde las vistas merecen la pena la breve bajada de la bici (si la laguna no está del todo seca). Esta laguna es una de las más hermosas del parque, y las vistas desde este sendero, espectaculares.

Al final de la laguna de la Lengua el camino topa con una valla, al lado de un antiguo molino de agua. Es la valla del camping de Los Batanes. Hay que bajarse de la bici y rodearla hacia la derecha, por detrás del molino desvencijado. Rodeandola llegaremos a una zona donde a veces corre agua, que pasa de la laguna Redondilla a la Lengua, cayendo a través de cascadas cuando abunda el agua. Seguimos rodeando la valla, y si la Redondilla está seca, podemos bajar hasta su fondo y atravesarla sin problemas con la bici, hasta la carretera. Si tiene agua, la rodearemos por la parte alta.

Una vez en la carretera, pasamos al lado de la entrada del camping de los Batanes, giramos una curva y cruzamos el cauce por la carretera para situarnos al lado derecho de las lagunas (si las lagunas no corren estará seco). Inmediatamente tras pasar el cauce, giramos por un estrecho sendero entre una casa y dicho cauc, siempre tendiendo a ir lo más pegados al borde de las lagunas. Tras la Redondilla, la siguiente laguna es la San Pedra. El sendero se ensancha y se estrecha por las casas que hay pegadas a las lagunas. Las lagunas son públicas por lo que podemos pasar sin problema y con todo el derecho por este sendero entre la laguna y las casas, respetando siempre la seguridad de los viandantes. Llegaremos a una barrera travertínica, en cuya parte superior hay chalets. Tenemos que salir a la carretera y subir a esa barrera por un camino que da acceso a los chalets. Esta barrera separa la laguna San Pedra de la laguna Tinaja, que quedará a nuestra derecha, tras los chalets. Siguiendo el camino, a nuestra izquierda quedará un pequeño cerro. El camino sigue, y llegamos a otro grupo de chalets, que el camino deja a nuestra izquierda. El camino gira hacia la derecha, y luego hacia la izquierda, bordeando otro cerrete. Tras bordearlo, hemos dejado la laguna Tomilla tras nosotros, ahora tenemos un riachuelo a nuestra derecha, que da lugar cuando lleva agua a numerosas cascadas. El camino llega a otro grupo de chalets, que atravesaremos por el sendero más cercano al riachuelo, cruzando este por un estrecho paso, al la orilla derecha según nuestra marcha, donde hay más chalets. Los atravesamos y llegamos de nuevo a la carretera que bordea las lagunas.

Seguimos por la carretera, dejando la laguna Tomilla a la izquierda, y el monte de bosque mediterraneo a nuestra izquierda. La carretera se termina en un punto donde hay un panel explicativo del parque y una pequeña explanada donde pueden aparcar coches.

Seguimos y llegamos a la Laguna Conceja, la más pura, límpia y salvaje de todas, sinuosa. Hay que bordearla siguiendo el camino. La laguna se acaba, y sin dejar el camino marcado por los postes de la Ruta del Quijote, llegamos a una subida que se aleja del borde de la zona de valle que traemos desde el final de la laguna, hacia la derecha. Tenemos que subir este repecho siguiendo los postes. Desde la parte alta de este repecho hay unas hermosas vistas. Bajamos, pasamos una casa de campo alargada (a nuestra izquierda) y llegamos a un camino, que cogemos hacia la derecha. A la izquierda de nuestra marcha dejamos la zona húmeda, y al poco llegamos a las inmediaciones de la Laguna Blanca, muchas veces seca, dejando ver el fondo seco de color blanco. En el punto que consideremos, nos acercamos al borde de la laguna para poder contemplarla.

La vuelta se hace por el mismo camino hasta el lugar donde empezamos la última subida. En el sentido de vuelta, al bajar este repecho, seguimos recto, llegamos a un cauce que a veces tiene agua, lo cruzamos, llegamos a unas casas. De frente vemos una especie de acueducto, un canal que llevaba agua a una central eléctrica de principios del siglo XX, hacia el que nos dirigimos para cruzarlo por donde podamos (en el lugar donde hay unas casas hay un paso con unas maderas). Tenemos que situarnos al otro lado del canal, y continuar paralelos a este, dejándolo a la izquierda por un camino. Al final del canal está la antigua central, en el paraje conocido como El Osero.

A partir de aquí, seguimos por el camino más pegado al valle. Tras una curva a la derecha veremos de nuevo la laguna Conceja, pero estamos en la orilla opuesta. El camino sigue paralelo al borde. Aunque en alguna ocasión se separe un poco, tenderemos a ir siempre por el camino más pegado al borde, sinuoso como la laguna, entre vegetación exuberante. Pasaremos, al final de la laguna, al lado de la Casa del Ahorcado, en una pequeña elevación a nuestra izquierda. Y enseguida vuelven las vallas de los chalets, y llegaremos al final de la laguna Tomilla, en las inmediaciones de un bar. A partir de ahora, el camino es el mismo que la ida, pero al contrario, deshaciendo el camino, hasta llegar al cementerio del pueblo de Ruidera, lugar del que partimos.

Anuncios

Un pensamiento en “Muy sencilla ruta por Lagunas de Ruidera

  1. Desde la separacion de la laguna Salvadora a a lengua, si te lo permite el caudal del agua debes abandonar el camino porque han prohibido el fin del camino que bordeaba la lengua, además que si corre el agua no puedes saltar el cauce en la Redondilla. Carretera hasta el camping de los Batanes entre la redondlla y la san pedra.

Los comentarios están cerrados.