Alcázar-Campo de Criptana-El Toboso-Pedro Muñoz-Alcázar

En esta ruta visitaremos algunos de los lugares más famosos de El Quijote, los molinos de Campo de Criptana y El Toboso

-Circular, 77 kilómetros aprox.
-Plaza Altozano-Molinos de Criptana: 10 Km.
-Molinos Criptana-Iglesia de El Toboso: 22,3 Km.
-Iglesia El Toboso-Iglesia Pedro Muñoz: 15,2 Km.
-Iglesia Pedro Muñoz-Iglesia San Francisco: 30,5 Km.
-4 horas minutos, rodando en bicicleta, el tiempo es estimado dependiendo de las paradas
-Mapas del Servicio Geográfico del Ejército 713, 714 y 688
Imágenes

Mapa ruta 4

Partiremos de la plaza del Altozano, junto a la iglesia de San Francisco, en Alcázar. Enfilamos la calle de la Virgen, pasando al lado del monasterio de Santa Clara, ahora hotel. La calle sube ligeramente, y al final, junto a la vía del tren hay que girar a la derecha, bajando, unos cien metros, para girar a la izquierda y pasar por un pequeño túnel bajo las vías del tren. Seguimos por el camino asfaltado para cruzar a nivel otras vías, con poco tráfico, y girar por el camino asfaltado de la izquierda, que sube un pequeño repecho, y que abandonaremos por el primer camino que nos encontramos a la derecha, un camino amplio, que se dirige hacia Campo de Criptana.

Avanzamos por este camino, paralelos a la vía del tren que va a Levante. El camino pasa por antiguas escombreras, por antiguas canteras de arcilla, y junto a un enorme árbol, antes de llegar a otro paso a nivel sobre las vías del tren que va a Levante, donde cruzaremos con mucha precaución, ya que estas vías si que tienen mucho tráfico (está señalizado con semáforos). Estamos en el paraje conocido como La Serna. El camino llega al polígono de Criptana. Tenemos que cruzar la carretera que viene de Alcázar para llegar a la plaza del pueblo, donde hay una escultura de Cervantes, y subir por calles empinadas hacia los molinos, pasando por fuentes casi monumentales. Desde los molinos de Criptana se divisa un enorme horizonte hacia el sur, la llanura manchega, y hacia el oeste, dónde podemos ver los cerros de Alcázar y al fondo las últimas estribaciones de los Montes de Toledo.

Para salir de Campo de Criptana hacia El Toboso, lo mejor es seguir entre los molinos y las casas en dirección este, para bajar por la última calle, estrecha, empinada y con curvas, hasta llegar a un descansadero de la Ruta de Don Quijote, donde, girando a la izquierda por un camino asfaltado entre pinos llegamos a las inmediaciones de la ermita de la Virgen de Criptana, a nuestra derecha, sobre un cerro. Al poco llegaremos al cruce con la carretera que va a El Toboso, donde seguiremos recto, por un camino asfaltado, que pasa entre canteras de grava.

El camino desciende levemente, y a pocos kilómetros descubrimos en nuestra izquierda, unos cien metros del camino principal que llevamos, uno de los más bellos y antiguos bombos, y probablemente el más situado al norte. Normalmente se asocian los bombos a Tomelloso por estar situados en su término municipal la mayoría de ellos, pero este ejemplo puede tener una antigüedad superior a los de esta localidad. Los bombos son construcciones de piedra, especie de chozos, que solían tener una o varias estancias, normalmente abovedadas por aproximación de hileras de piedra, y que servían para desguarnecerse del frío o del calor a los pastores. Este ejemplo de bombo es más antiguo que las ruinas de la casa que se adosó a él, ya de por sí antigua, siendo curioso cómo la casa, de adobe se ha reducido a ruinas, casi ha desaparecido, mientras que el bombo, mucho más antiguo, se conserva perfectamente. Estamos en el paraje de La Losilla.

Volvemos al camino principal y seguimos en la dirección que llevábamos, y al poco nos encontraremos con una bifurcación señalizada con carteles de mejoras de caminos y con prohibición de tonelaje y velocidad. Nosotros seguimos por el de la izquierda, para pasar al poco por las inmediaciones de las Casas de Varela, a nuestra derecha. Nos vamos acercando poco a poco a la ermita de Santa Ana, en ruinas, sobre una elevación del terreno, visible desde hace tiempo para nosotros. Vamos entre viñedos, y se nos cruzarán varios caminos, subiremos una loma antes de llegar al camino que se dirige, a nuestra izquierda, a la ermita. Ésta se eleva a 715 metros, y está en el paraje llamado los Porches de Elvira. La ermita de piedra, está completamente en ruinas, pero merece la visita, aún conserva un par de arcos que sujetaban la bóveda sobre el crucero.

Volvemos al camino, y seguimos en la dirección que llevábamos, llegando a El Toboso al poco tiempo, entrando por el vertedero municipal. En El Toboso, como en Campo de Criptana, hay mucho que visitar. Aquí sólo reseñaré algunos sitios. El lugar de referencia es la iglesia parroquial de San Antonio Abad, y lo interesante es bajar por la calle por la que El Quijote se dio de bruces con la iglesia, momento en el que dijo a Sancho: “Con la iglesia hemos topado, amigo Sancho…”, frase tan sabia como actual. La iglesia de El Toboso es hermosa, así como la plaza, recomiendo visitarla por la mañana.

Salimos de El Toboso por un camino paralelo a la carretera de Pedro Muñoz, localidad a la que nos dirigimos. Antes de salir podemos ver un pozo con cuatro ojos, y en frente a unos 100 metros, un descansadero del la Ruta de El Quijote. El camino que nos lleva a Pedro Muñoz sale a unos 100 metros de este descansadero, girando a la derecha por un camino asfaltado que viene de la carretera, junto a un muro de piedra, a nuestra derecha, y girando a la izquierda por el primer camino que nos encontramos. Seguimos por este camino y en la primera bifurcación, seguimos por el camino de la izquierda, que al poco sube se eleva por una pequeña pendiente, dejando a nuestra izquierda una pequeña laguna seca, la laguna de La Nava. Este camino se vuelve pedregoso, y va a terminar al borde de la laguna, uniéndose a otro mejor pisado que atraviesa la laguna. Giramos en este cruce a la derecha, lo seguimos, ascendemos una pequeña loma y salimos a otro camino, donde giramos a la izquierda y luego inmediatamente a la derecha, paralelos a una casa vallada que nos queda a la derecha. El camino termina por bajar a una zona lagunar, seca, en el entorno de Los Pliegos, en la laguna de Retamar o de la Dehesa.

Una vez pasada esta zona, ascendemos levemente y llegamos a las inmediaciones de Pedro Muñoz, población a la que llegamos y entramos por una avenida arbolada, que termina en una calle, quedándonos a la derecha un m montón de tinajas de alguna bodega desmantelada. Llegamos a la carretera que va a Campo de Criptana, y en frente tenemos un frondoso parque, con un kiosco de música. Para llegar a la plaza de pueblo, hay que ir hacia la izquierda por las calles traseras del parque. En la plaza está el ayuntamiento y la iglesia de San Pedro Apóstol.

Para salir de esta localidad en dirección a Alcázar, hay que seguir por calle que sale de la plaza, hasta el final, pasando un par de rotondas, hasta llegar a una circunvalación, con un a última rotonda dentro de esta. De frente sale un camino, pero no es este el que debemos coger, sino que debemos seguir por la circunvalación a la derecha, y coger el siguiente camino a la derecha, un camino ancho y muy pisado, para desviarnos en la segunda bifurcación hacia la izquierda, y seguir por la derecha de la siguiente bifurcación.

El camino que llevamos ahora no lo dejaremos hasta que hayamos cruzado la vía del tren por un puente elevado, al lado del viejo apeadero de Arenales de San Gregorio, y lleguemos a la carretera que une Campo de Criptana y Arenales de San Gregorio, a la altura del kilómetro 7.

En este punto seguimos por la carretera hasta 100 metros antes de llegar al kilómetro 5 de esta carretera, en dirección a Campo de Criptana. En este lugar, nos tenemos que desviar por un camino a la izquierda, que pasa al lado de una casa a nuestra derecha. Llegamos a un cruce, con muchos caminos, y seguimos por el que tenemos de frente, camino que va rodeando una pequeña loma que se queda a nuestra derecha. Una vez rodeada la loma, salimos a otro camino, giramos a la derecha y cogemos el primero a la izquierda, camino, que ya no abandonaremos hasta llegar a Alcázar, tras pasar la carretera de Criptana a el Puente de San Benito, la carretera que va a parar a la Autovía de Los Viñedos y el paraje conocido como La Media Legua.

Durante este trayecto tenemos de frente desde hace tiempo el cerro de San Antón de Alcázar, el cerro de los molinos, y a su derecha el cerro de San Isidro. El camino va a parar entre estos dos cerros, giramos a la derecha, subimos un pequeño repecho al lado del cerro de San Isidro, rodeando este cerro, y llegamos a la vía que va a la fábrica Albatros, lugar por donde hemos pasado al iniciar esta ruta. Giramos a la izquierda, pasamos por el pequeño túnel bajo la vía del tren que va a Andalucía y seguimos de frente por la calle de San Isidro, con chalets a los lados, seguir de frente por la calle Álvarez Guerra, y llegar de nuevo a la iglesia de San Francisco, donde acabamos la ruta

Anuncios