III Ruta MTB Tierra de Gigantes, Campo de Criptana

perfilccrptana

Descargar el track para GPS desde Wikiloc aquí

Cuando nos enteramos de la fecha definitiva de esta ruta cicloturista decidimos acudir a ella. Nos coincidía con una ruta a la que nos invitaban amigos de Puertollano por la zona de Fuencaliente, en Sierra Morena. Pero no podíamos faltar a la cicloturistas de nuestros vecinos, los amigos del club MTB Gigantes, con los que hemos coincidido en otras tantas cicloturistas. Así que aplazamos hasta otra ocasión la ruta de Sierra Morena.

Campo de Criptana esta a escasos 8 km. de Alcázar. Por eso propuse ir desde Alcázar en bici al lugar de salida. Pero la conciencia ecológica no caló del todo, o la comodidad de poder volver tranquilamente sentado a casa después de la ruta ha pesado más…por lo que tan solo nos juntamos Rafa, Paco M., Antonio (por cierto, estos dos el sabado 7 realizaron el Triatlón del Día del Triatlón que se celebró en Alcázar de San Juan), David, Luis Felipe, Guille y yo (Fran) en el lugar de salida a las 8 de la mañana. Y no eramos pocos teniendo en cuenta que luego había que volver. Por el camino de Criptana nos juntamos con amigos de Repabike.

Llegamos allí ya medio calentitos, pero la marcha empezó con retraso y nos volvimos a enfriar. Tomamos la salida unos dos centenares de ciclistas, mucha gente de Alcázar entre ellos (ya nos gustaría haber ido con tanto conocido en otras cicloturistas más lejanas…).

Recorrimos varias calles del pueblo para salir a un camino que rodea la zona de los molinos de Criptana por el norte, para enfilar dirección norte hacia la Casa de Treviño, por pistas muy buenas que discurren en parte entre olivos y viñedos. En la zona de la Casa de Treviño, cambiamos de dirección para llegar a la Ermita del Cristo de Villajos, por una pista asfaltada que forma parte de la Ruta del Quijote. En la Ermita hicimos una parada técnica. Hasta ahora, el “pelotón” va compacto, lo que hace que haya frecuentes frenazos, como en las caravanas que se producen en las carreteras, esas en las que luego te preguntas la causa del parón y casi nunca encuentas explicación…pues igual pasa en estos casos. Se producen situaciones peligrosas ya que puedes alcanzar al ciclista que te precede o te pueden dar por detrás, en la bici.

Tras la parada sin darme cuenta me uno al grupo de cabeza que va guiando al resto. El pelotón se va alargando. Al poco giramos de nuevo hacia el norte y se produce una situación peligrosa, el cruce de la carretera de Alcázar a Miguel Esteban. Aquí faltaba la Guardia Civil, a mi entender, o Protección Civil que se hubiesen hecho cargo de detener el tráfico, y no gente de la organización de la marcha. Afortunadamente cruzamos todos sin problemas.

Seguimos dirección noroeste paralelos al arroyo de San Marcos por el Camino del Molino Hundido para llegar a las inmediaciones de la Laguna de Salicor, preciosa laguna que ha estado años seca, de un color blanco que deslumbraba (por la sal) y que ahora, desde las tormentas de mayo de 2007 tiene un aspecto fabuloso, con un agua de color azul intenso, con aves acuáticas en sus orillas…una maravilla en la llanura manchega.

Tras pasar la laguna describimos en la ruta un infinito…cuatro tramos en zig zag para llegar al mismo punto. En él, zonas complicadas como una subida llena de piedras que hizo que mucha gente se bajara de la bici, caminos en muy mal estado por la falta de tránsito y la dejadez…

Tras en zigzageante infinito tomamos dirección este, dejando al sur a nuestra derecha la laguna de Salicor (no la vemos por un suave desnivel del terreno) por la Senda de los Cantareros (antiguas sendas, por las que ahora pasan pocos cántaros…). Descendemos suavemente y ascendemos un pequeño repecho que nos llevará, tras un giro a la derecha a el caserío de La Hidalga, donde tomamos el primer avituallamiento, en una preciosa era empedrada con vistas a la laguna de Salicor, antiquísimo lugar privilegiado, de origen romano, y recientemente restaurado.

Tras tomar las viandas y hacernos una foto de grupo seguimos la marcha, de nuevo hacia la laguna de Salicor, para girar a la izquierda y de nuevo a la izquierda dirección noreste por lo que era el trazado de una antigua vía de ferrocarril que nunca llegó a funcionar y que unía Alcázar de San Juan con Quintanar de La Orden.

Al poco giramos de nuevo a la izquierda, dirección la Hidalga, por la Senda de Los Cantareros, para seguir luego dirección noroeste por la finca de Chito, entre enormes encinas y describir un giro de casi 180 grados para cojer el camino de Alcázar a Miguel Esteban. Estos cambios de dirección, zigzags es lo que menos me ha gustado de la ruta…Tras recorrer un kilómetro por este camino, de nuevo cambio de sentido, ahora sur para llegar de nuevo a la Senda de Los Cantareros, que cojemos hacia el este, cruzamos la carretera de Criptana a El Toboso, giramos dirección sur, llegar de nuevo al camino de Alcázar de San Juan a Miguel Esteban, girar dirección norte y girara al oeste de nuevo por la Senda de Los Cantareros…, donde, antes de llegara a un cruce con el camino de Los Serranos, tomamos el segundo avituallamiento y comienza el tramo libre, de unos 17 km.

Nos reagrupamos, intercambiamos opiniones y salimos pitando hacia el sur por el camino de Los Serranos. En los tramos libres la gente da lo que quiere/puede dar. En mi caso, que no aspiro a nada más que a superarme, doy lo que puedo. En un primer momento salgo con Tupi, afectado por la alergia y al que no veía desde que fuimos a La Calderina, inconfundible por su maillot de AC/DC. En un momento dado no se donde esta, si delante o detrás. Veo pasar a Paco M. y a Antonio, y me pego a la rueda de este, remontando puestos, ya que salimos de los últimos (Rafa salió el último, y remontó por lo menos 30 puestos). Vamos deprisa, y en un pequeño tapón paso a Antonio y a Paco M. y al poco me pasan como liebres delante del galgo. Me quedo de nuevo a la rueda de Antonio, pero poco a poco me va sacando metros y me adelantan dos o tres bikers. Vamos por pistas ámplias que describen subidas poco pronunciadas pero contínuas. En un momento dado nos desviamos por una zona más técnica, con muchas piedras y remonto un poquito y me pego a Antonio, a la vez que me pasan varios bikers, entre ellos David de Repabike. Y salimos de nuevo a una pista, el camino de Criptana a El Toboso (pasaría por aquí Don Quijote?) del que nos desviamos de nuevo, hacia una zona con pendientes cortas pero muy técnicas, donde de nuevo remonto varios puestos, sin perder de vista a Antonio, que me ha sacado unos 100 metros delante de mi. Las piedras y la pendiente de una primera rampa hacen que mucha gente se baje de la bici, gente a la que adelanto costosamente esquivandolos a ellos y a las piedras.

Esta zona me ha gustado más que el resto de la ruta: subidas y bajadas técnicas, piedras, hacen la travesía más divertida. Tras una subida nos desvían hacia la izquierda en una zona donde nos cruzábamos los que iban delante con los que ibamos detrás…un poco de caos que se solucionan con dos balizas o conos. Allí veo que Antonio se para…había pinchado. Sigo y bajo, el camino literálmente empedrado, con hierbas que escondían las piedras, y un giro de casi 180º, que alguno se saltaba para ganar metros…no te juegas nada, porque si no…A uno le vi hacerlo, iba justo delante de mi (no voy a decir de que club, pero sí que no eran de Castilla La Mancha), y se puso delante del que él llevaba delante…supuso un aliciente para ir más deprisa, dar un poco más y adelantarlo en la siguiente subida (jeje, ese ha sido mi premio, adelantar al listo!). Tras esta zona, giramos en dirección a la Ermita de la Virgen de Criptana, bajada rápida y giro a la izquierda, para girar 180º y subir por una zona asfaltada hasta la ermita, donde adelanto a cuatro o cinco más (ya no estaba el listo, pero ya iba picao. Y en la subida a la ermita, mucha gente animando, último empujón y arriba. Allí me encuentro con César, Paco M., JC, Enrique, José Ramón de Fisiozen…todos los colegas que íbamos. Luego llega Rafa, Antonio de Fisiozen y al rato Antonio con una recámara colgando del cuello.

Por mi parte felicito a la organización, aunque nos marearan un poco con tanto zig-zag. Han estado en puntos clave, desde las compañeras de los de la organización hasta sus hijas o novias, haciendo fotos, animando… Y la comida tampoco ha estado mal.

Lo que ha estado mal ha sido volver a Alcázar por el camino, con ligero vientecillo frío de costado, con la comida y cervecitas en el estomago…pero contentos de no contaminar y de hacer lo posible por el medio ambiente…no como otross!!
Ver galería de fotos de la ruta

Anuncios