¡No al cierre de caminos públicos! Alcázar de San Juan-Las Pedroñeras-La Veguilla, 140km.

El pasado sábado 30 de mayo realizamos una salida reivindicativa. En el término municipal de Las Pedroñeras se pretende cerrar una finca de 3.000 hectáreas, un tamaño como 3.000 campos de fútbol, en la zona conocida como La Veguilla, cortando todos los caminos públicos que hay en su interior, así como el río Záncara, que atraviesa parte de la finca. Por este motivo, el colectivo Caminos de la Veguilla organizó una marcha por los caminos públicos de la finca y una concentración en la Plaza del Ayuntamiento de Las Pedroñeras para protestar y dar a conocer la gravedad de la situación, aunténtico atentado contra lo público, contra lo que es de todos.

Descárgate el track desde Wikiloc.com aquí

Ver fotos de esta ruta

Como el tema es un tema que nos afecta a todos, ya que somos usuarios de la naturaleza, y de los caminos que la recorren, ya sea en el monte o en el llano, pensé en que no deberíamos faltar a esta convocatoria. Y así lo vieron tambien Agustín, Belbiker (desde Alcázar), JFdeLaFuente, Juan José (desde Leganés) y Meshuggag (desde El Escorial).

El sábado partimos temprano desde la iglesia de San Francisco de Alcázar de San Juan. Habíamos quedado a las 8.30 en Pedro Muñoz con los compañeros de Leganes y El Escorial. Así que sobre las 7.20 salimos dirección Campo de Criptana por el camino que pasa por las canteras. Nada más salir por el camino vimos que un vientecillo de frente nos iba a acompañar toda la mitad del recorrido, por lo menos, y no era corta la distancia, la ruta estimada eran 135 kms (al final hicimos 140 kms).

En Campo de Criptana nos dirijimos a las inmediaciones de la Virgen de Criptana, para cojer el camino que, bajando de la Virgen y cruzando la carretera que va a El Toboso, sale en dirección este y pasa al lado de unas canteras, el Camino de Mota del Cuervo. Nos desviamos por el primero a la derecha, cruzamos la vertiente del Salobral, las zonas del Paredazo de Alberto, La Casilla, la Casa de la Bóveda, y giramos a la derecha, tras algunos kilómetros, en dirección a la carretera N420, para desviarnos por el primero a la izquierda y seguir paralelos a la citada carretera por el Camino Viejo de Campo de Criptana a Pedro Muñoz. Atravesamos las Bolilleras y La Cerca, y llegamos a Pedro Muñoz.

En el parque que esta a la derecha de la carretera quedamos con los compañeros de Leganés y El Escorial, JFdeLaFuente, Juan José y Mesuggagh, que han venido a dar su apoyo a la gente de Las Pedroñeras para que los caminos públicos de La Veguilla de Las Pedroñeras no sean cerrados.

Pero la reivindicación va más allá de los localismos, y asciende a un interés general, aquel que nos lleva a pedalear bajo el calor, bajo la lluvia, bajo cero…: disfrutar de la naturaleza respetándola, todo lo contrario de los intereses de los latifundistas como Rafael Santamaría, presidente de Reyal Urbis, una de las mayores y más influyentes constructoras de este país, sobreenriquecida en la etapa del ladrillazo, que, con el apoyo por sorpresa del gobierno local y regional acabará cometiendo un atentado contra la naturaleza y lo público, contra la Constitución Española, prohibiendo el libre acceso de las personas por el territorio español, por caminos que siempre han sido públicos. Hay que resaltar que lo hace ya que el gobierno local de Las Pedroñeras lo permite. Me cabe la duda de qué tipo de presiones han recibido (o favores) de parte de qué tipo de nuevos caciques. El resultado es que el 12% del término municipal de Las Pedroñeras esté en manos de una sola persona y será esta y quien esta quiera quien disfrute de este entorno natural. ¿Habrá alguna institución democrática que no sucumba al poder económico de los absentistas explotadores del territorio? Habrá que esperar a verlo.

A las 9 menos algo salimos de Pedro Muñoz por el Camino de Santa María de Los Llanos, cruzamos la Cañada de Los Serranos, pasamos al norte de la laguna de Manjavacas y llegamos a la ermita de La Virgen de Manjavacas. Cruzamos la carretera y seguimos en la misma dirección que traíamos, y en el octavo camino nos desviamos a la derecha por el camino de Mota del Cuervo a Las Mesas hasta llegar a la carretera de Santa María de Los Llanos a Las Mesas atravesando las zonas de El Zocado, El Regañón, Los Morenales, Cerro de Las Casillas y Maritanda.

Atravesamos la carretera y de frente por el Camino de Los Pimenteros hacia el arroyo Saona, que cruzamos por un puente y giramos a la derecha y luego a la izquierda por un carril entre unos chaparros y una plantación de ajos, donde estaban regando profusamente y donde nos pusimos de barro y agua hasta el casco. Llegamos al poco a la carretera de El Pedernoso a Las Mesas, que atravesamos y de frente por el Camino de Manjavacas llegamos directamente a Las Pedroñeras, pasando al lado de la seca Laguna del Huevero.

Atravesamos la población y para llegar a La Veguilla hay que ir por la carretera a Alberca de Záncara hasta el camino de la Virgen de La Cuesta, que sale a la izquierda en el km 18 y va paralelo a la carretera unos 200m, pasamos al lado de una iglesia en ruinas (solo queda una pared) y llegamos al camino de Las Pedroñeras a La Veguilla. En la iglesia vemos los coches aparcados de la gente que ha venido a hacer la marcha reivindicativa, así que nos disponemos a alcanzarles para unirnos a ellos.

En seguida llegamos a una zona de monte bajo, bajamos una cuesta y llegamos al Río Záncara, que en este tramo lleva agua. Tras bajar la cuesta giramos a la izquierda y cruzamos el río por un puente. El camino nos lleva a las inmediaciones de la Casa de La Veguilla, donde vemos un coche de la Guardia Civil dentro de la propiedad, y los agentes a la sombra charlando con los guardas de la finca. Tras pasar unos pinos vamos por un carril que va pegado al río, que en esta zona describe una pequeña garganta, llena de vegetación mediterránea, una zona con una gran riqueza paisajistica que como siga adelante esta barbaridad sólo podrán disfrutar el dueño de la finca y sus amigos ecologistas armados con escopetas.

Aquí nos encontramos con la gente que va e la marcha de protesta por el camino, y les acompañamos hasta la carretera de Rada de haro a la Alberca del Záncara. Conocemos a los compañeros ciclistas de Las Pedroñeras y a Santi, uno de los organizadores. Nos describen un poco la finca, 3000 hectáreas de monte bajo, ya privados, cuyos caminos públicos pasarán a ser privados durante 30 años, al menos. Habrá kilómetros y kilómetros de valla y 16 puertas rodearán la finca. Dentro, casas viejas arrasadas, talas, deforestaciones del montejo para crear más visibilidad a los cazadores, matanzas de los depredadores…un hotel para albergar a los cazadores, todo un parque temático del “ecologismo” del pelotazo, del caciquismo, de las amistades del poderoso, de los crímenes contra la naturaleza…el negocio es redondo y millonario, y no solo por la caza. Se matan las rapaces que se alimentan de las perdices, se pilla a infraganti al guarda de la finca con las garras de estas aves en su poder…y la Guardia Civil condecora a este servil personaje…rumores dicen que se matan las aves, y se introducen ejemplares nuevos para cobrar subvenciones europeas…Todo es indignante, pero son rumores sin confirmar, no podemos darles crédito…

Volvemos a Las Pedroñeras con Jesús y su hijo, ciclistas que han disfrutado toda la vida de estos parajes que ahora el egoismo y el negocio sucio pretenden arrebatar a todo un pueblo, a todos nosotros. Nos dan una vuelta por La Veguilla, es impresionante, me recuerda mucho a las Lagunas de Ruidera, mucho monte, extenso, se pierde la vista desde los altos…y todo privado.

Volvemos a Las Pedroñeras por la Cañada de Los Chorros (esta pasa por Socuéllamos y Ruidera) y por el Camino de la Senda del Inquisidor. Esperamos en la Plaza del Ayuntamiento a que se celebre la concentración, mientras se celebra una boda…la gente esta ajena totálmente a lo que va a suceder, incluso los petardos casi no dejan oir el comienzo de la concentración. Lamentablemente se une poca gente a ésta. A los pocos minutos nos vamos, el calor aprieta y tenemos que volver a Pedro Muñoz y Alcázar. Nos vamos preocupados, cuánto poder tienen los poderosos, y cuan poco podemos hacer, solo esto.

Salimos “como gorrinos” de Las Pedroñeras, como nos dijo un brutal agricultor, con dedos como mazorcas, que casi nos atropella con su furgoneta con la que iba a bastante velocidad por el camino asfaltado por el que circulábamos, quizás no muy ortodoxamente. Belbiker se quedó en Las Pedroñeras, donde había quedado con un amigo. Los que volvimos cojimos velocidad para que no se retrasaran los compañeros de Madrid en su vuelta. En Pedro Muñoz nos despedimos de JFdeLaFuente y de Juan José, y nos tomamos un refrigerio con Meshuggag, ya que el calor estaba en lo más fuerte del día. Salimos, y tras una hora y poco llegamos a Alcázar al filo de las 17 horas.

Más de 7 horas en la bici rodando, más de 10 horas desde que salimos de Alcázar y más de 143km para no quedarnos callados. Y mereció la pena.

Información:

-Cronología del cierre de la finca

-Acuerdo firmado con el ayuntamiento de Las Pedroñeras

-Artículo de Diagonal

-Más información

Blogs que han apoyado:

-http://jfdelafuente.blogspot.com, Leganés

-http://mtbgigantes.blogspot.com, Campo de Criptana

-Biciudadano

Anuncios