Crónicas del Maratón de Los Calares del Río Mundo, Riopar

1397636_10202404671620843_1049680829_o

Fotos de David Moreno Manzanaro

luis

Crónica de Luis el Cuco
No teniendo en cuenta el próximo Duatlon de montaña del mes próximo en mi localidad .. ALCAZAR DE SAN JUAN (CR), que haré con Alba Reguillo, puedo decir que la temporada 2013 ha terminado con la prueba de ayer Domingo en RIOPAR .. os cuento:

Madrugón y la sobre las ocho allí estábamos Pacorro, David M., Roberto V., Sixto y yo … cafetillo con Oskar y Fernando y a cambiarnos, donde vimos más Alcazareños que allí estaban.. Hector L., Gonzalo Ibáñez, Aguilar y Alejandro.

Nervios, planteamientos varios de carrera .. en fin lo que suele pasar, pero todos con mucha ilusión afrontamos la jornada. Temperatura cálida, día nuboso y mucha gente.

Sin mucha habilidad nos colocamos para salir .. más de 750 bikers en total y delante al menos teníamos a más de 400!!

Ritmo alegre los cinco para adelantar, pero cada uno a su marcha como es lógico. Contento, ritmo alegre y mucho es lo que voy avanzando en los 10 primeros km. … la primera subida, la decidí afrontar “alegre” porque el cuerpo me pedía “samba” y esto era bueno para seguir avanzando hacia puestos más adelantados .. todo salió bien y en ella Roberto y yo nos unimos.

Los primeros senderos eran hermosos y el firme estaba especial .. todo era perfecto, hasta que tuve que parar para apretar la cala de la zapatilla .. luego apretón y otra vez con Roberto y los dos o tres bikers que íbamos. Pasos técnicos, delicados, diferentes…. felices! Seguía con ritmo firme, superior a la gente que iba delante y por lo tanto, seguía ganando muchas posiciones sin en ningún momento notar que iba gastando demasiada energy!

Excelentes sensaciones y en la cabeza ya el cerrar una gran .. gran carrera si todo iba como hasta ahora, a pesar de que quedaba mucho y duro ..a estas alturas, uno sabe si “va o no va”. También en una zona de “chinarro suelo”, besé el suelo .. en principio no supuso nada físico salvo rasguños .. ni tampoco mecánico, era por el km. 20 .. pedidas disculpas a otros compañeros por provocar frenazo en seco, seguí dando pedales con más ganas si cabe .. que torta más tonta te has dado cuquito!!

Poco después es cuando noto que pierdo tensión en la maneta del cambio de piñones … no puede ser leche!! El problema se va agudizando y subir piñones cada vez es más difícil .. pero a pesar de ello, no dejo el grupete en el que voy pensando que llego a meta como sea, pero llega un momento que no funciona el cambio y el piñón cargado era el pequeño!! Donde estaba ¿?? Pues en el inicio de la subida al Calar … “cuesta de 12 km clave en la ruta”… pido ayuda, Chiqui de Valdepeñas me la presta, pero desmonta y ve que el mecanismo está roto en el interior …. hasta aquí has llegado Cuco!

Como iba ¿? La pregunto a Chiqui de Rupamo … he estado contando y a Oskar lo llevas a un minuto y poco, tu compañero joven (Roberto) va tres puestos por delante …. Jooder Cuco!! Estáis entre los 40 primeros .. lleváis detrás a 710 bikers!! Y esto lo consigue poca gente … que putada… me dijo él… llorar, reir, en fin un chasco gordo gordo, pero no hay más remedio y poco se podía hacer ya.

Tres voces al viento y cabizbajo me salí del trazado y me dirigí a Riopar.

Mil “cábalas” en mi cabeza porque sé que era de esos días que disfrutas y andas un montón .. pero son cosas que pasan y al que pillan lo joden!! Otra consecuencia del día, fue el dolorcete de rodilla que cada vez iba a más ..

En meta esperé a mis compañeros .. todos fueron llegando muy cansados, con cara de felicidad y satisfechos con ellos mismos … es la grandeza de este deporte!!

Comentamos mil cosas casi atropellándonos a la hora de hablar … como niños con juguete nuevo! .. y cada uno tenía mil detalles que compartir .. y todos contentos por estar juntos en meta.

Allí intercambiamos impresiones, caídas, etc..etc .. fue una jornada saturada de belleza, de bici, de valor humano, de amistad .. ir a RIOPAR fue una “orgasmo bike” .. con perdón.

La orografía es como la soñada, el trazado el deseado, la temperatura la perfecta y muuucha gente .. PERFECTO! .. como bien dice mi gran amigo Pacorro .. LA CATEDRAL DEL MOUNTAIN BIKE! .. idéntica conclusión a la de mi compañero, amigo y mecánico Oskar Valdepeñas, un tipo pequeño pero inmenso.

La organización tengo que decir que regular. Falto una mejor señalización en ciertos, no veo bien que hubiera circuito A y B con salida común, no había servicio sanitario en meta permanente (por ejemplo, yo llegue con heridas y sangrando cuando abandoné), sin speaker los primeros del circuito B … los allí presentes no sabíamos quienes eran o de que carrera y muy criticable, la falta de “check point” que provocaron irregularidades importantes en las clasificaciones .. esto es inaceptable después de 23 € de inscripción y ser una carrera con diez años de antigüedad y tan prestigiosa.

10 el circuito, 10 la acogida del pueblo y extraordinario lo que la naturaleza allí nos ha regalado a todos.

Enhorabuena a mis compañeros a todos .. especialmente a mi amigo Sixto, un guerrero de más de 50 tacos con espíritu juvenil y unos güevos de buey!! Es consciente que los pasos técnicos se le atragantan y hasta yo cuando pasé algunos, pensé en el .. “madre de Dios cuan do pase en toro por aquí..” …

Pacorro, retomó la competición .. día sacrificado para el desde luego ..

David .. va destapando su potencial y seguro que es uno de los mejores el año próximo ..

Robertillo … Sr. Vergara simplemente.

Al final .. “el viejo y el joven” en los más alto del pódium … allí donde vamos “pillaaaamos” … cuanto me gusta ¡!

Mis secuelas es una visita al hospital hoy .. noche regular y la rodilla muy inflamada, pero al final solo es una tendinitis del ligamento externo .. menos mal!!

La segunda consecuencia es que el día de ayer, lo he guardado en mi caja fuerte personal, porque ayer estuve en el mejor escenario posible o que al menos conozco para este deporte .. en un paraíso bello de los que este “aficionado de pacotilla” disfrutó como un enano hasta que pudo.tado …

He dicho..!!
El Cuco de la Mancha.

robwerto

Crónica de Roberto Vergara
Por fin llegó la carrera de Riópar.
Tenía ganas de comprobar si era cierto o no todo lo que decían sobre que era espectacular la zona y más en concreto los recorridos que organizan. Tantas ganas tenía que la noche anterior dormí una hora de nada por culpa de los nervios. Era un tipo de carrera que por su kilometraje y desnivel nunca había hecho, no sabía si el cuerpo aguantaría sin “petar” las cinco horas que le hechaba a la carrera, ya que tampoco llevaba muchos entrenos de fondo en las piernas.

A las 5:40 salimos de Alcazar buena cuadrilla (David, Sixto, Luis, Paco y el que suscribe). Sobre las ocho llegamos al destino donde nos encontramos con los demás compañeros y amigos. (Oskar, Fernando, Gonza, Aguilar, Héctor…)

Nueve menos diez, estamos ya cerrando los coches para ir a la salida, con todo listo pensaba yo, cuando me dijo Luis “¿y tu chip?” .. menos mal.. menos mal.. en el coche estaba. Vaya cabeza que tengo!!

Ya era la hora de la salida, fui a ver donde estaban colocados, paso el arco de meta y retrocediendo sigo y sigo y por ahí están con unos 450-500 ciclistas delante, casi “na”. Para otro año no peco en esto.

Dan la salida, los de delante fueron saliendo y nosotros yo diría que casi un minuto después, que impotencia ver como se van! Ya estábamos en carrera, intentando recuperar el mayor número de posiciones cuanto antes pero sin quemarnos (a Luis llevaba delante abriendo paso). El recorrido del principio, caminos amplios, pensado para poder adelantar. A ritmete conseguimos quitarnos a muchos antes de entrar en la primera senda aunque no los suficientes, aquí encontramos los primeros tapones. En los enlaces de una senda con otra pasando a corredores ya que en las sendas apenas se podía. El cuerpo va bien, las piernas responden pero hay que reservar y así hice. Kilómetro veinte más o menos, primer avituallamiento donde paré (como en los tres siguientes) a reponer agua pues solo llevaba bidones y lo que menos quería era quedarme sin líquido en una prueba de tanta duración. A partir de aquí comenzó más o menos la subida “buena” y se acabaron los tapones. Las sensaciones eran bastante buenas, ritmo constante, pasando a gente y disfrutando en vez de penar o sufrir, no me parecía ni carrera, al ir a un pulso controlado. Avanzada la subida me encuentro con Oskar Valdepeñas Quiñones, señal de que ya me he colocado en una posición buena. Me dice que llevamos unos 40-50 delante, genial, pensaba que serian más pero hay que seguir, el cuerpo lo pide. Ya por el punto más alto de la subida cambia el paisaje radicalmente siendo escasa la vegetación y más notoria la presencia del viento, al terminar la subida está el segundo avituallamiento, parada a rellenar bidones y a bajar… Vaya bajada más chula!!! (qué lástima no tener cosas así cerca de casa).

Disfrutando de ella sin caídas afortunadamente y en algunos momentos preocupado por quedarme sin freno trasero ya que la maneta se hundía mucho más de lo normal y ya se lo que acaba pasando en estos casos.. pero al final aguantó! Luego otra subida muy bonita por senda en su mayoría con vistas fantásticas, un tramo de llano o más bien falso llano por pista que iba picando para arriba y hasta el último avituallamiento sube baja por sendas. Última carga de liquido y a por el final. Última subida considerable mezclando sendas y pistas donde ya las horas se iban notando en el rendimiento y este tramo se hizo más largo pero aun así aguantando y sin desfallecer. Aquí ya con ganas de empezar la bajada pero hasta ella quedaba, y engañaba la subida. Por el perfil pensaba que la bajada sería tranquila hasta la meta pero… De eso nada, era una bajada que no dejaba descanso, y ya con el cansancio encima había que tener cuidado de no liarla llegados a este punto. Y por fin llegada a meta con un tiempo de 4 horas 36 minutos. Sin duda una carrera que recordaré y si puedo repetiré.

Acabando con una posición 27º en la general (el la clasificación pone el 29 pero hay dos errores delante que pueda contar) y 1º en la categoría, que tanto añoraré el año que viene por la que me caerá encima jeje.

Poco a poco el trabajo va dando sus frutos, gracias a Victor Rodriguez Rielves por su dedicación y sus consejos que los tengo muy en cuenta, si no hubiese petado seguramente.

Lástima la avería de Luis El Cuco que posiblemente hubiese hecho la carrera con él. Felicitar al campeón de Sixto Medina que a pesar de sus caídas acabó 1º en M50. David Miguel Moreno Manzanaro que tuvo pelea con las zarzas y acabó un poco perdiendo, menos mal que Paco estuvo para sacarle de ahí.

Buen día de MTB del bueno con buena compañía y acabando con los compañeros de comida y risas.

david david2

Crónica de David Miguel Moreno
La maratón de los Calares de Río Mundo en Riopar, una de la maratones más duras y técnicas de las que hay y una de las que no te puedes perder… Así es como la calificó Óscar, así que este año tenía que hacerla como fuera…

A las 5.30 de la mañana del Domingo quedamos Luis, Sixto, Roberto, Paco y yo, para salir rumbo a Riopar. Llegada a las 8:00 con el tiempo ideal para recoger dorsales, tomarnos un café, saludar a gente conocida y equiparnos antes de colocarnos tras la linea de salida detrás de unos 470 biker que al igual que nosotros esperaban que dieran las 9:00 para salir pitando…

Dan la 9:00 y el grupo comienza a moverse. Roberto y Luis salen disparados, yo trato de seguir a Paco, conseguimos escabullirnos entre mucha gente, vamos adelantando muchas posiciones, enlazamos con Luis, pero no conseguimos aguantar mucho detrás de él y nos pierde. Roberto va más delante pero no lo llegamos a ver en ningún momento.

Tras la primera subida y después de adelantar a mucha gente llegamos a la primera bajada por una senda, se nota que hemos remontado mucho y no encontramos ningún tapón. Bajada rápida, tengo que controlarme ya que llevo 3 días con la bici de 29 y aun no la “domino”, así que la hago sin arriesgar demasiado.

Paco va algunos puestos detrás de mí, lo llevo controlado con la mirada. En el kilómetro 15 más o menos y cuando íbamos por una senda junto a un terraplén, el biker que iba delante de mí se frena casi en seco, lo que provoca mi parada. Al bajarme de la bici tuve la mala pata de caerme hacia la derecha, al terraplén y caer por él, menos mal que todo estaba lleno de zarzas y me quedé totalmente enganchado en ellas de espaldas, boca abajo y con la bici encima de mí… Era imposible moverme y si lo hacía corría el riesgo de soltarme de las zarzas y caer hasta abajo… Cuando me vieron los biker que venían detrás no dudaron en parar y echarme una mano; también llegó al momento Paco, que se quedó impresionado al verme colgado… Entre 4 pudieron desenredar la bici y luego tirar de mí hacia arriba por los pies hasta que pude darles la mano para que me sacaran de allí. Si no llega a ser por su ayuda, aun estaría allí colgado…

Una vez resuelto el problema vuelvo a subir a la bici y a continuar la marcha detrás de Paco. Por el camino veo que tengo las piernas totalmente llenas de arañazos producidos por las zarzas, me entretengo en irme quitando por el camino espinas que tengo clavadas por las piernas, brazos y culote.

Me encuentro a Paco parado a un lado del camino, me dice que no pare, que se le han enredado unas ramas en el cambio y que enseguida me pilla.

Llego al kilómetro 22, aquí comienza el ascenso al Calar y me encuentro a Luis parado con una rueda en la mano y un chaval de la organización ayudándole. Le pregunto qué le ha pasado y me dice (con una cara hasta el suelo)que se le ha partido el cambio, ¡qué mala suerte!!!, ¡¡¡con las ganas que tenía!! No puedo hacer nada por él y sigo la marcha sin parar.

El ascenso al Calar es duro, pero lo hago a un ritmo bueno, hasta llegar a la última cuesta antes de llegar al avituallamiento, donde el camino tiene un buen porcentaje y está lleno de piedras sueltas, no me queda más remedio que echar el pie (con lo que me fastidia) y subir a pata. Aquí me encuentro con Sixto, él venía detrás, pero se pone a subir por donde yo iba andando y consigue hacerla entera, ¡qué animal!! Todos vamos por aquí andando y llega Sixto y nos da un lección de fuerza que jamas olvidaré… ¡Grande Sixto!.

Paro en el avituallamiento, como algo y llega Paco. Decido esperarle para continuar juntos, comemos, bebemos y engrasamos cadenas antes de iniciar la bajada. Arriba hace mucho aire y yo me quedo helado.

La bajada del Calar es ALUCINANTE. Menuda bajada por senda llena de piedras, de las más chungas que he podido hacer y yo con una bici que aun no controlo… Justo antes de iniciarla Paco me advierte de la peligrosidad, así que paro antes y quito la Gopro que llevo colocada en el manillar por si la pierdo… Paco inicia la bajada y ya no soy capaz de pillarle, por lo que bajo solo.

Tras la interminable bajada inicio un nuevo ascenso y vuelvo a encontrame con Paco. Está parado y me dice que va “acalambrado” pero al verme vuelve a subirse y continuamos juntos, aunque me repite varias veces que no va fino y se plantea retirarse… Le digo que no haga eso, que la terminamos tranquilamente y punto, que no abandone, pero en el kilómetro 50 al mirar hacia atrás ya no está, ¡ya me la ha liado! (pienso), ¡ya me ha dejado solo!, así que toca sufrir en soledad el resto de ruta.

Voy pasando por innumerables sendas, todas ellas rompepiernas, de las que te van fundiendo poco a poco, aquí no hay descanso ninguno, hay bajadas muy, muy complicadas… Yo siempre he disfrutado con las bajadas técnicas y rápidas, pero en esta marcha había momentos en los que prefería subir por una pared antes que seguir bajando ¡qué tensión y qué dolor de manos!!

Parada en el último avituallamiento, necesito comer algo y estirar un poco, voy con la piernas muy cargadas y con calambres. Los últimos 10 km se hacen durísimos, las piernas apenas responden, voy prácticamente solo, no veo a nadie ni por delante ni por detrás, igual que si me hubiera perdido….Llego a la última bajada y como no podía ser de otra manera, es otra senda, pero como ya no teníamos bastante con las piedras, ahora teníamos que sumar la dificultad de pasar por arena totalmente suelta, en la cual la bici se clavaba y se frenaba casi por completo. ¡Total, un camino de rosas!!.

Entro por la línea de meta con un tiempo de 5:21, allí están Roberto, Luis, Paco y Sixto. Luis no tuvo mas remedio que abandonar, se le notaba en la cara que estaba triste, hoy podía haber hecho un carrerón. Roberto en su línea: ¡excepcional!, no hay calificativo para él… Paco se retiró en el último avituallamiento y no en el km 50 como yo pensé y Sixto…. qué decir de Sixto: un fenómeno, un tío valiente y un ejemplo a seguir.

Así acaba un día duro, una ruta dura, de las más agotadoras que he podido hacer este año, no tiene ningún momento de relajación, en todo momento tenso: subiendo, pero más todavía bajando. Aun así me voy con muy buenas sensaciones acabando en la posición 93 de casi 700 personas, recuperado y con ganas de que llegue el año que viene para repetirla y mejorar.

LOGO PEQUEÑO

cabecera0

Anuncios