CDE +Pulsaciones Bikes de Alcázar y Bicicletas Ruta de Puertollano finisher en Andalucía Bike Race

Oskar Valdepeñas y Angel Gallego lograron acabar la semana pasado la internacional y dura prueba Andalucía Bike Race. Seis días con duras pruebas, con duras condiciones climáticas..toda una odisea para los corredores. En su categoría Master 30 han acabado en la posición 34 de 96, toda una proeza teniendo en cuenta las lesiones de partida de Oskar Valdepeñas.

1662278_658644824196349_1351729404_n 75994_658647320862766_1429322083_n 1497110_658648860862612_60613364_n

Os dejamos unas breves crónicas que Oskar iba escribiendo en su perfil de Facebook sobre las experiencia, dia a día:

>>>24/02/2014. Cuento un poco como va la ABR, primera etapa de 60 km y 2000 de acumulado salgo bastante bien como siempre, mi compañero Angel Gallego Del Burgo tirando de mi yo a su rueda sufriendo Sigue leyendo

Anuncios

CDE Pulsaciones Team de Alcázar y Bicicletas Ruta de Puertollano unidos en la Andalucía Bike Race

1972272_705608726156992_1327037916_n

Dos personas conocidas para nosotros, Oskar Valdepeñas y Angel Gallego del Burgo se han unido en un equipo que está compitiendo en esta durísima y prestigiosísima prueba.

maillo

RESUMEN DE LA ETAPA 1

Y así han llegado en la segunda etapa, pronto el resumen en video

1959598_657661344294697_1126051812_n

Crónica de IV Maratón BTT Sierra de Cazorla 2013

Por David Miguel Moreno Manzanaro (@davidmmmf)

13877_363637297104239_1804476878_n

Segundo año consecutivo que voy a Cazorla a participar en la Maratón organizada allí mismo. Al igual que el año anterior decido viajar el mismo día junto con Beatriz para llegar a tiempo de recoger los dorsales, poder desayunar antes de la salida y juntarnos con Alberto y Libertad ya que ellos bajaron el día anterior. Este año la prueba se presentaba como muy exigente con un nivel de participación muy alto, tanto en cantidad (unos 1200 corredores) como en calidad ya que era puntuable para el campeonato de España.

Desde el momento de la recogida de dorsales se notaba que había una gran organización, porque para repartir 1200 dorsales en una hora había que estarlo…Tras descargar las bicis y equiparnos nos dirigimos al final del pelotón listos para la salida y que nos picaran el dorsal, pero este año la salida estaba mejor organizada, nos colocaron por orden de dorsales, así que tuve que irme a otro lugar para tomar la salida ya que mi dorsal era diferente al de mis compañeros.

Se sale a las 10:00 h. del punto más bajo del pueblo, el calor empieza a apretar pero no me esperaba que llegaríamos a tan altas temperaturas.

image (7)

Cuando aún no habíamos salido de Cazorla me comenzó a entrar flato… Esto iba a ser por haber corrido el día anterior una contrarreloj en Herencia y ahora lo iba a pagar… Así que me lo tomé con calma: dejé que me fuera pasando la gente y poco a poco me fui recuperando y recuperando también algunos puestos perdidos…

El perfil describe perfectamente la carrera porque, pese a algunos puntos algo técnicos y otro peligrosos, técnicamente es bastante asequible. Las bajadas son rápidas pese a ser bacheadas pero no excesivamente peligrosas (aunque hubo algunas caídas). Tras unos interminables 21km ascendiendo sin parar, llego al kilómetro 30 donde los rampones ya van siendo bastante serios (casi de un 30%) en su parte final, donde mantener el equilibrio entre tanta gente resulta muy complicado. La organización la ha bautizado a una de esta subida con el nombre de “Cuesta de la risa” incluso está señalizada con un cartel. Como consuelo, según una guapa lugareña que estaba allí sentada, solo había contado a 16 ciclistas que hubieran coronado el último tramo pedaleando. En el km 53 comienza otra zona de pendientes sin tanto desnivel pero machacante y con un tramo pedregoso que, si bien no es complicado, con las piernas “finas” se hace duro.

image (9)

La ultima ascensión se hace muy pesada, las fuerzas van justas y la temperatura es muy alta, suerte de las zonas de umbría entre pinares y a la sombra de inmensas paredes de roca viva. La bajada final de unos 7 km es vertiginosa y MUY DIVERTIDA: escalones, cortados, calles hormigonadas con curvas al límite y a toda leche.
Entro por meta con un tiempo de 3:54, el 340 de la general y con muy buenas sensaciones, guardo la bici y me dirijo a las duchas para quitarme la gran cantidad de polvo de encima.

En cuanto a los avituallamientos no puedo opinar demasiado ya que no paré en ninguno de ellos, simplemente cogía agua sobre la marcha y punto. La organización me estaba gustando bastante, todo correcto, bien indicado el camino, las zonas peligrosas, etc…Pero tras la ducha y regresar a la línea de meta a esperar a mis compañeros fui testigo de una de las peores cosas que vi y que me hicieron cambiar de opinión respecto a la organización: cuando yo entré por meta había un speaker anunciando la llegadas de los corredores por su número de dorsal y felicitando por megafonía uno por uno, pero a la hora de la entrega de trofeos el speaker se centró en ese evento dejando de lado a los corredores que seguían entrando (lógico), pero en cuanto acabó la entrega de trofeos, empezaron a desmontar todo (publicidad, banderas, vallas, altavoces, etc…) y mientras, seguían entrado corredores… ¿No hemos pagado todos el mismo importe en la inscripción? ¿Por qué no tienen derecho los que llegan con un tiempo de 6 horas a meta de disfrutar de ese momento? En este aspecto la organización dejó mucho que desear, no me pareció correcta esa acción.

image (12) image (10)

Seguían entrado por meta corredores y no había NADIE en la meta que les diga un “enhorabuena” o “bien hecho” o “menudo globero estás hecho”… Un poco deprimente.

Luego más tarde, también pude enterarme que en el último avituallamiento no les quedaba agua a partir de las 14:00 h. Los que eligieron la ruta larga tenían por delante 25 km con el agua que les quedaba encima y aguantando una alta temperatura… Inaceptable.

A pesar de todo,, me quedo con la zona: un paisaje inolvidable y al cual tengo pendiente volver y hacer una ruta en plan disfrute, sin prisas y con cámara de fotos en mano.

image (11)

Crónica de la IX Maratón MTB Guzmán el Bueno de Córdoba

Por David Moreno Manzanaro (Twitter @Davidmmmfm)

El pasado domingo 21 de abril se celebró esta dura maratón de bici todo terreno, con la asistencia de varios alcazareños. Os dejamos las fotos y la crónica de David.

A las 6:00 del 21 de abril salimos de Alcázar, Manolo, Roberto con su hijo Diego (de acompañante) y yo, rumbo a Córdoba para realizar la dura IX Maratón Guzman el Bueno.

Tras llegar a Córdoba con el tiempo justo para equiparnos, preparar las bicis y recoger los dorsales, le entregué las llaves del coche a mi prima para que lo subiera al cerro Muriano y tener las mochilas más a mano (¡gracias Marta!).

Nos colocamos muy al final de todos los participantes, ¡es lo que tiene llegar tan justos! Según la megafonía somos unos 1500 bikers preparados en la salida, la cual dan a las 10:00. Los pitidos de los chips son continuos al cruzar la línea de salida que se mezclan con los aplausos de familiares y amigos.

Salida rápida, llaneo junto a un arroyo y primeros tapones. Los parones son muy frecuentes, cada dos por tres nos toca bajar de la bici y esperar a que avancen los primeros… ¡cómo sea así todo el tiempo! Comienzan las cuestas y subidas técnicas. Adelantamos a mucha, mucha gente en las subidas; las bajadas son muy peligrosas, muchas raíces, surcos en la tierra originados por el paso del agua y mucha piedra.

Los avituallamientos muy bien organizados, los militares se encargan de que no nos falte de nada, nos reagrupamos con Manolo y continuamos. Es una ruta muy bonita, muchos senderos, mucha naturaleza extrema, paisajes increíbles, pero muy muy dura, hay que ir bien preparados para solo pensar en intentarlo.

Pasamos junto al embalse de la Jarosa, el cual estaba a rebosar de agua, cruzamos arroyos con el agua por las rodillas, los pies agradecían este baño de agua fresca, pero los parones aun seguían siendo frecuentes, se formaban embudos que nos retrasaban y al mismo tiempo desmoralizaban. Cuando llegaba a la zona o piedra por la cual se originaba el parón, pensaba: ¡cómo es que la gente se baja de la bici para pasar por esta piedra!

Cada vez eran más frecuente las zonas de escalada, bici al hombro y a subir por piedras imposibles, menos mal que la gente de Andalucía tiene esa “guasa” y en los momentos malos son capaces de arrancarte una sonrisa. Eran muchos los que nos encontramos por el camino dando nos ánimos.

Nos advirtieron, mediante un correo electrónico que en la bajada del Anker que se encontraba al pasar el club de golf del campo de Córdoba, era obligatorio bajarse de la bici y hacerla andando y que habría gente de la organización para obligarnos a ello, pero no hizo falta… Nadie me dijo que me bajara, pero al ver el panorama, lo mejor era bajar y andar.

Una bajada que ya de por sí era complicada hacer andando, la bici se iba sola, si la hubiera soltado habría llegado rodando a buena marcha hasta abajo sin parar en ningún momento.

Pero a pesar de la brutal bajada, el mayor recuerdo que tengo es el del paisaje, era espectacular, lo que podíamos ver desde allí arriba, imposible olvidar.

A duras penas llegamos Roberto y yo al final de la bajada, después de dar algún que otro resbalón…
Tras recorrer infinidad de kilómetros por sendas, volvemos a comenzar el ascenso, para llegar al Cerro Muriano. De nuevo muchas subidas duras y técnicas. A pesar del calor nos seguimos encontrando con gente dando ánimos, incluso ofreciéndonos bebidas de sus neveras para refrescarnos ¡qué bien me sentó ese Aquiarius!!

Último avituallamiento a tanto solo 8 km del final, ¡ya lo tenéis casi hecho!, nos dicen los militares, solo os falta el “arrastraculos” .Llegamos a tan famosa subida, los bikers se bajaban y empujaban. Roberto y yo, cansados de empujar, subimos poco a poco hasta el final recibiendo aplausos y ánimos de los espectadores concentrados en esta subida.

Entramos en la base militar del Cerro Muriano donde esta la línea de meta tras 7:39 horas de sufrimiento, pero alegres de poder terminar sin percances graves ni averías.

Mientras que comemos algo, llega Manolo. Volvemos a estar todos juntos y sin incidencias… Ahora solo falta cargar las bicis, una ducha rápida y vuelta a casa con los deberes hechos ¡ Así da gusto!