231 fotografías de la carrera de Bolaños de Calatrava, última del Open BTT Ciudad Real 2013

Las fotografías son de David Chacón (twitter de David Chacón hijo @Davidchacon14) y de Merdedes, madre de Roberto Vergara (@Roberv3)

cabecera0

LOGO PEQUEÑO

Anuncios

Videos de las carreras de Malagón y Bolaños del Open BTT Ciudad Real

Estas rutas fueron las dos últimas del Open  BTT Ciudad Real 2013. Los videos, de Jesus Medina, son una muestra de cómo son estas carreras. Desde aquí, muchas gracias

Fotos de los podiums de la carrera de Bolaños de Calatrava

#OpenBTTCR>> De los alcazareños, Gonzalo Castellanos y Gonzalo Ibañez, 3º y 2º en categoría Cadete; Roberto Vergara 1º en categoría Junior; Sixto Medina 1º en Master 50. Terminado con esta carrera el Open BTT de Ciudad Real, los alcazareños lideran en Cadetes, Junior y Master 50; en M40, tercer puesto de Jesús Díaz Miguel.

cabecera0

LOGO PEQUEÑO

III ruta cicloturista MTB Calatrava Extreme, Bolaños de Calatrava

perfilbolanos08

Descárgate el track para GPS desde Wikiloc.com

La Sierra de Siles, zona por la que transcurre gran parte del recorrido de la Calatrava Extreme, la conocíamos porque hicimos una ruta no hace mucho por la zona, la ruta 25 de esta página. Y como nos gustó y no teníamos planes para el día, nos apuntamos. Y acertamos.

Esta vez solo íbamos en principio dos, Rafa y yo -Fran-. Enrique no pudo venir por circunstancias personales. Cargamos las bicis en el coche y partimos hacia Bolaños de Calatrava. Por el camino recibimos una llamada al teléfono móvil. Era Josemi, amigo del foro que se apuntó a últimísima hora. Él ya estaba en Bolaños.

Tras llegar comprobamos el frío que hacía, 4º, una mañana que resultó ser bastante fresca. Decidí ir de largo, y en toda la ruta no me sobró nada.

Comenzamos la ruta, unos 150 ciclistas, una serpiente multicolor que no deja de gustarme cada vez que la veo y participo en ella, es todo un espectáculo. Al poco un primer repecho (17% de desnivel, el mayor de toda la ruta, pero en un tramo corto) hace que Rafa se pare porque el cambio no le sube a los piñones grandes. Josemi y yo seguimos hacia arriba y yo arriba le espero, momento que aprovecho para hacer alguna foto. Me espero hasta el último corredor, y Rafa no aparece: me había pasado y no me dí ni cuenta.

El grupo avanzaba lentamente, la velocidad controlada hacía que se formasen caravanas, y parones repentinos por los frenazos en los charcos, nadie se quería mojar! Al poco veo a Rafa y vamos remontando sin ninguna prisa para juntarnos con Josemi. Tras pasar por una zona de olivos empezamos a subir poco a poco y el camino empieza a emperorar por las piedras. Uno de los parones hace que un ciclista que vas dos o tres puestos detrás de mi caiga en medio del camino; hubo varias caídas, pero afortunadamente sin consecuencias, creo.

Sólo se podía subir de dos en dos, y el grupo iba más o menos compacto. Tras varios kilómetos, adentrándonos en la parte norte de esta sierra, entre bosque mediterráneo muy abierto, llegamos a la bajada, en la que varias personas de la organización nos advertían de que era peligrosa. Y lo era más por la cantidad de gente que bajaba que por la dificultad y peligrosidad de la bajada. Por cierto, la bajada era bastante interesante.

Tras la bajada, una zona llana y llegamos a la Fuente de Siles, comienzo del tramo libre, de unos 9 km. hasta las imediaciones del cerro-volcán de La Mesnera.

El tramo sube a una altitud de 870 metros más o menos, desde los 660 en que está la fuente. Por lo tanto era una subida, paulatina y con algún repechón, como al principio, que subía fuertemente para luego bajar por un sendero de piedras, para subir de nuevo paralelos a una valla por un sendero pedregoso donde casi era imposible adelantar. Se bajaba después a la Cañada Real Soriana Oriental, para dejarla a poco por pedregosos caminos. De vez en cuando algún charco, profundo, que ocupaba todo el camino hacía que te mojaras los pies y la bici se embarrara…para eso esta la bici de montaña, no? El paisaje, verde por los cultivos, sembrado de encinas…da gusto la primavera en La Mancha, para que luego digan que no es bonita.

Las piedras eran la mayor dificultad de este tramo, cantos encastrados en el camino, que hacía muy dificil la suave subida hacía La Mesnera. Suave hasta cierto punto, ya que el final era duro. Y en el final, el primer avituallamiento. Al poco de llegar llega Rafa, y luego Josemi. Nos comemos un bocata, platanos y refrigerios. La parada se alargó, para esperar a toda la gente que venía detrás, y casi se corría el riesgo de enfriarse, ya que el día estaba bastante fresco, y el viento empezaba a soplar. En el avituallamiento conocemos a compañeros del Club BTT de Moral de Calatrava , y a gente del Club MTB Gigantes de Campo de Criptana (su cicloturista será el 8 de junio).

A partir de ahora, de nuevo la velocidad controlada, hace que el grupo se vuelva a compactar. Prácticamente todo es bajada hasta Bolaños. Sólo hay una subida, cerca de Moral de Calatrava, rodeados de los nuevos gigantes eólicos. La subida es bastante suave y se hace amena observando los molinos.

En la subida conozco al Presi, compañero que lleva el blog del Club MTB Gigantes de Campo de Criptana. Subimos de charleta y en la bajada nos separamos por la velocidad y los obstáculos (piedras, charcos). Abajo, de nuevo un parón y continuamos.

Cerca de Bolaños había otro avituallamiento, sobre todo líquido. Es una especie de urbanización en torno a una ermita. Allí, todos, en una fuente, nos hicimos una foto.

Ya solo quedaba llegar hasta Bolaños, que estaba a unos 5 km. Entramos al pueblo por una carretera y lo atravesamos hasta el campo de fútbol, final de la ruta, donde nos tomamos una cervecilla y donde estaba preparada la comida, una caldereta de cordero que Rafa y yo no pudimos saborear por tener compromisos en Alcázar. Ya nos contará Josemi que tal estuvo la comida.

En definitiva, la ruta ha sido bastante tranquila, comparada con la anterior de Almuradiel. Prácticamente tiene la mitad de dureza, como indica el Índice IBP Index (50).

Hay que agradecer la excelente organización de toda la prueba. La única pega que pondría es que los tramos controlados eran demasiado lentos, lo que hacía que el grupo estuviese muy compactado y fuera peligroso por los alcances. También, personalmente me gustan más los tramos libres al final de la ruta. Pero está claro que en esta caso el tramo libre estaba en la parte más competitiva de la ruta, por lo que estaba en el lugar adecuado. Esta observaciones son personales, y no deslucen en absoluto la excelente organización.