Primeros 101 kms del 2014 con la bici de carretera

El domingo 5, para seguir de estrenos, estrenamos los primeros 101 kms con la “flaca” rodando la mitad de ellos con un terrible viento de frente. Consuegra fue nuestro destino

1520726_10152134577956649_719995524_n 1480520_10152134577586649_26013318_n (1) 1507093_10152134578126649_435072360_n 1510732_10152134578411649_1033513108_n 1512701_10152134577856649_1228945166_n

Anuncios

100 kilómetros en torno a Alcázar de San Juan

El pasado domingo 27 hicimos una ruta de cerca de 100kms (95) recorriendo algunos de los pueblos entorno a Alcazar: Villafranca, Camuñas, Consuegra, Herencia, Puerto Lápice…El objetivo era el sendero de subida a los molinos de Consuegra y La Sevillana entre Puerto Lápice y Herencia (ver la ruta). Luis el Cuco, Pablo Diaz, Jesus DiazMiguel y Fernando me machacaron bien en la ruta (al que escribe, Fran)

El viento de cara a la ida y a favor en la vuelta hizo que realizásemos la ruta en 4.30h con paradas. Seguimos (algunos) haciendo lo que podemos para entrenar para el Open BTT de Ciudad Real.

II Marcha MTB Garganta de Sierra Luenga, Consuegra 2-3-2008

con002

El pasado día 2 participamos unos cuantos amigos en la II Marcha MTB Garganta de Sierra Luenga, en Consuegra (Toledo). Ese día, desde bien temprano, la emoción de participar en esta marcha se hacía palpable, al menos para mi, ya que era la primera marcha cicloturista en la que participaba. Con la emoción me olvido de la tarjeta de memoria de la cámara…nos quedamos sin fotos de la jornada. A las 7.30 quedabamos Enrique, Rafa y yo (Fran) en casa del primero, para cargar las bicis a una furgoneta y salir hacia Consuegra.

Una vez en la zona de inscripciones, mucha gente y muchas bicis auguraban una alta participación. Y así fue, 310 participantes. Vimos a conocidos de Alcázar, a Paco, a David de Repabike. Logré contactar con José Francisco, que venía desde Leganés (os invito a ver su blog: MTB Leganés, con rutas por su zona , y aquí teneis su interesante crónica de la jornada, con fotos), nos saludamos y empezamos la ruta. A Rafa lo perdimos de vista desde el primer momento.

Salimos de Consuegra en dirección sureste hacia la sierra, mucho más que una serpiente multicolor, en un día que auguraba buen tiempo y calor, como luego se comprobó. El grupo, estirado atravesando viñas y olivares, tras cruzar la Cañada Real Soriana Occidental, llegó a la carretera de Madridejos a la sierra, por la que avanzamos varios kilómetros. A Enrique lo dejamos, ya que las con las prisas se olvidó de hacer algo importante con los líquidos corporales, evacuarlos. José Francisco y yo seguimos y paramos en un altillo para hacer una foto y de paso esperar a Enrique. Como no aparece seguimos.

Nos salimos de la carretera hacia el Álamo Centenario y la falda de la Mingoliva, y vemos los primeros pinchazos. El terreno se vuelve pedregoso y arcilloso antes de subir por la falda del monte. Subiendo el grupo se estira y al poco aparece Enrique, que nos pasa. Durante el rompe piernas me giro hacia atrás y no veo a José Francisco. Pero con las gafas de sol,y el sudor en los ojos es dificil ver a nadie. En un tramo recto me consigo acercar a Enrique, que iba por delante de uno con la equipación de Repabike y hablando con Paco, que ese dia dió descanso a su circuito de duatlón para hacer esta marcha.
En un momento dado comenzamos a subir y bajar por caminos pedregosos y al final bajamos a una pista que nos llevó al primer avituallamiento, solo líquidos, en el kilómetro 25 de la ruta.

Nos reagrupamos Enrique, Rafa, José Francisco y yo, y tras el avituallamiento partimos hacia la ermita de Valdehierro, sin llegar a esta, para desviarnos por un sendero entre frondosos pinares, donde en alguna curva hubo parones y hasta caídas. Salimos de la espesura a campo abierto y comprobamos la hermosura de estas sierras. Tras una bajada entre casas salimos al camino que viene de Puerto Lápice y va hasta Fuente el Fresno. Tras el caos de el tramo anterior, me doy cuenta de que solo estamos José Francisco y yo, Rafa y Enrique estan más atrás.

El camino poco a poco sube, pasamos al lado de la Fuente del Umbrión y comienza la subida de verdad. Miro hacia atrás y no veo a José Francisco, entre tanto ciclista. Durante la subida me pasa Enrique y le pierdo la vista. Y por fin el segundo avituallamiento, esta vez, menos mal, ya con sólidos también. Nos volvemos a reagrupar, tomamos refrigerio y alimento, charlamos, el ambiente era fenomenal.

Aquí empezaba el tramo libre, con la bajada medio controlada. Nos posicionamos para salir y empezamos una bajada tranquila al principio, pero cada vez más veloz. El grupo se vuelve a estirar, pierdo de vista a Enrique, a Rafa y a José Francisco, y giramos por un camino-sendero para subir hacia la Casa de Los Forestales. El grupo se alarga formando pequeños grupos compactos, y tengo la primera avería de la jornada…dos radios de la rueda trasera que se rompen y se enganchan en la cadena, frenazo en seco y parón. Me quité del camino y enrosco como puedo los radios entre otros radios.

Sigo subiendo, ya mosqueado. La subida se empina, y a los lados había gente con pinchazos y reventones. Miro y remiro la rueda, para ver si sesea, pero no lo hace. Voy con temor de que se rompan más radios. Le voy a echar mano al bidón de agua y lo he perdido, lo que me faltaba, estaba aguantando la sed. Pasamos la Casa de los Forestales, subida que algunos hacen andando por la masificación de bicicletas. En este punto el camino mejora y sigue la ascensión. Entre los árboles se ve la serpiente, más delgada, de los que van subiendo por delante, es todo un espectáculo.

Tras la subida, la bajada. Bajé con precaución, sin apurar fuerzas ni curvas, temía por la rueda trasera, se podían romper más radios y tener una desgracia a alta velocidad. Cruzamos de nuevo la Cañada Real Soriana Occidental y la velocidad es altísima, me olvidé de la rueda. La velocidad es tal que casi no me da tiempo de ver las vacas marrones que nos miran con cara de estupefacción, sin dejar de rumiar. Me pongo a la cola de un grupo que va a una velocidad endiablada. No se como, pero los supero. Me dura poco la cabeza del grupo, me pasan como fieras y me descuelgo de ellos. Me quedo solo, a una media de 30-33 km/h.

A lo lejos ví los molinos de Consuegra, cada vez más cerca: el final de la ruta. Esto me animó, pero no puedo dejar de pensar en la rueda. Absorto por el esfuerzo, cuando me quiero dar cuenta, tengo el Castillo de Consuegra a mi derecha, arriba: se acerca la subida. Giro a la derecha de casi 180º y la subida…y pasó lo que me temía. Ni 100 metros de subida y otro radio me bloquea la cadena. Pero esta vez se había metido bien en uno de los eslabones. Tardo por lo menos dos minutos en desengancharlo y tiro hacia el final de la ruta, donde me encuentro con Enrique.

Me dirijo a una persona de la organización que estaba con un quad, muerto de sed, y le pregunto si tiene agua. Me dice que no, pero abre la maleta del quad y…me reencuentro con mi bidón!

Al poco llega Rafa y José Francisco, que había venido haciendo fotos. Nos hacemos una foto para el recuerdo y bajamos al pabellón a comer. Qué bueno que estaba el arroz con pollo! Creo que estaba muy bueno a pesar del hambre que podríamos traer, y de que nos hubiesemos comido lo que fuera.

Hay que felicitar a la organización, a los amigos de Deporsaburum, por lo bien que les ha salido la marcha. Y por supuesto también a los 310 participantes, amantes de este deporte que tantos buenos ratos nos da y tantas satisfacciones.

Crónica de Enrique:

Recuerdo que el dia de antes de la ruta estaba nervioso, me recordaba a mi época cuando practicaba atletismo y tenía alguna prueba, bueno el día de la cicloturista me levanté con unas pequeñas agujetas que me quedaban de unas sentadillas que tuve la buena idea de hacer el jueves, me preparé y tras hacer un repaso a todo el equipo, salí en busca de mis colegas de fatigas.

Llegamos a Consuegra y tras perdernos por allí llegamos al pabellón, nos inscribimos e iniciamos la ruta, Rafa, Frank , Jose Francisco(lo conocimos en persona en la salida) y yo. La primera parte fuímos charlando y pronto me empezó a sobrar ropa así que paré a quitarmela, continué para pillar a mis amigos, que no creía que en tan poco tiempo estuvieran tan lejos, al final los alcancé, ya comenzamos a subir y bajar esa zona era muy bonita y no muy dura la verdad es que íbamos disfrutando de lo lindo. Hicimos la primera parada, nos hidratamos y al poco tiempo reiniciamos la marcha, al llegar a una pequeña cuesta, hubo un atasco y volví a quedarme atras, así que aceleré un poco para pillar a mis amigos de nuevo, llegamos despues a una cuesta más pronunciada y larga y al llegar a la cima paramos, era el segundo avituallamiento y desde allí comenzaría el tramo libre.

Nos colocamos detras de varias filas de participantes para no quedarnos muy atras, allí se percibía cierto ambiente de pique a mí personalmente me apetecía darle un poco de caña a la bici. Bajamos bastante deprisa, yo diría que algunos jugandose el tipo y al paso el de los demás, al final de la bajada tomamos un camino a la derecha, en esa parte yo había perdido de vista a los mios y ya solo me dediqué a darle a los pedales, me encontraba con fuerzas y fuí adelantando a gente, en la subida, de repente lo que hacía mucho no me pasaba, se me salió la cadena (me cabreé un huevo), la volví a colocar y continué, llegué arriba, bajamos un grupillo de unos 3 o 4 y despues vino una parte llana bastante larga donde fuimos a un ritmo bastante fuerte tal es así que dudaba de llegar así al pueblo de Consuegra, pero llegué, allí arriba se veía el castillo(muy alto), subí no ya con muchas fuerzas y pasé la meta con la satisfacción de haber terminado bien, haber disfrutado en compañia de amigos, y saber que la hora de comer estaba cerca . El año que viene no me la pierdo. Un saludo.

Galeria de fotos y videos de la cicloturista de Consuegra, de nuestros amigos de Deporsaburum.com
Galería de fotos de JFdeLaFuente (MTB Leganés)

Alcázar de San Juan-Urda-Consuegra-Alcázar. 103 Km.

-Circular, más o menos 5 horas.

Llegaremos hasta la localidad toledana de Urda, atravesando el Campo de San Juan, para después conocer tres joyas de nuestro patrimonio: la presa romana de Consuegra, el Castillo de La Muela y los Molinos de esta localidad.

22oct071

Descárgate el track para gps en varios formatos desde wikiloc.com

Salimos de la Avenida de Los Institutos de Alcázar, en dirección oeste hacia el polígono industrial Emilio Castro. Tras pasar una rotonda, dejamos a nuestra izquierda el asilo Santa Marta, de un color rojo tierra. Al final de esta avenida giramos a la derecha, y por el primer camino que sale a la izquierda giramos. El camino de Villafranca de Los Caballeros, hacia el este, pasa por las inmediaciones del complejo lagunar de Alcázar de San Juan. Primero la laguna de la Veguilla, a nuestra izquierda; luego, la laguna del Camino de Villafranca, a nuestra derecha.
Subimos una ligera pendiente y volvemos a bajar hacia las inmediaciones de la laguna de Las Yeguas, a nuestra derecha. Salimos del complejo lagunar y el camino serpentea ligeramente hasta llegar a una zona de tarays, donde giramos a la izquierda en dirección a la carretera de Alcázar de San Juan a Villafranca de Los Caballeros, en el kilómetro 88, a la altura del bar La Perla.
En la carretera giramos a la derecha, dirección Villafranca, y cruzamos el río Ciguela. Tras pasarlo giramos a la izquierda por la Cañada Real Soriana Oriental, hacia el sur. Pero la dejamos rápidamente por el primer camino que sale a la derecha, de nuevo hacia el este, en dirección a Villafranca. Se trata del camino de En medio, y nos llevará directamente a esta localidad, paralelos a la carretera.
Entramos a Villafranca de Los Caballeros y seguimos por el cauce artificial, cruzando la carretera de Villafranca a Herencia, después una rotonda con un monumento (seguimos por la salida que gira ligeramente a la derecha) y llegamos a la carretera de Villafranca a Camuñas, en la salida de la localidad. Cruzamos la carretera y seguimos de frente, para girar a la izquierda por el primer camino que sale.
Ya en el camino, llegamos a una bifurcación, donde seguimos por la izquierda. En la segunda bifurcación, de nuevo por la izquierda (Camino de la Cañada de Gonzalo). Vamos poco a poco ascendiendo, llegando a una zona de olivares (ahora el camino de llama Carril del terrero). Pronto veremos un cerro con unas ruinas en su parte más alta: a la derecha del camino sale un carril que nos lleva hasta esas ruinas, el Molino de San Miguel (735m.), con unas estupendas vistas de La Mancha y la Sierra de Madridejos.
Desde este cerro podemos bajar en dirección a Camuñas, que la tenemos hacia el este a menos de un kilómetro, con la precaución que se merece la bajada en cuestión, hasta el camino que vemos que se adentra en el pueblo por la parte alta. Una vez en el pueblo, pasaremos por las inmediaciones de otro molino, este bien conservado (a la derecha de nuestro camino). Bajamos todo recto, atravesamos una calle prohibida (con cuidado) y cruzamos la carretera que viene de Villafranca. Seguimos recto, bajando y llegamos a la plaza del pueblo, con la torre del reloj y la iglesia. Saldremos de la plaza por la derecha de la iglesia según nos la encontramos, para girar a la izquierda por una calle que nos llevará al río Amarguillo, que cruzamos.
Giramos a la derecha por el primer camino, paralelos al río unos pocos metros, para desviarnos en la primera bifurcación por el camino de la izquierda, y en la siguiente por el de la derecha. Subimos un poco y bajamos a la Autovía de Los Viñedos, que cruzamos por debajo, por una especie de tuberías de gran tamaño. Al salir de ellas, giramos a la derecha e inmediatamente a la izquierda (Carril del Olivar Viejo).
El camino serpentea, asciende ligeramente y desciende, hasta llegar a la A-4, donde giramos a la derecha paralelos a la autovía, hasta llegar a un puente (por él pasa la vertiente occidental de la Cañada Real Soriana Oriental). Cruzamos la A-4, y giramos 180º hacia la derecha para volver a ir para volver a ir paralelos a la autovía, esta vez por el lado opuesto.

Giramos por el primer camino a la izquierda, por la Carroyuela de Urda a Herencia. Sin dejar este camino, en dirección este, cruzando pistas estupendas, caminos pedregosos, carreteras, olivares…y teniendo como referencia constante a nuestra derecha el cerro de los molinos de Consuegra y el Castillo, iremos subiendo casi sin darnos cuenta de cota. El camino cambia de nombre para llamarse el Carril del Velador. Tras cruzar la carretera que va de Consuegra a Puerto Lapice, y la que va de Consuegra a la Sierra, giraremos a la izquierda cuando veamos que de frente no podemos continuar, para seguir hacia el este girando a la izquierda en el primer camino, que realmente es el que llevábamos.

Alcanzamos los 750m. de altura sin esfuerzo. Tras pasar un arroyuelo, que puede que lleve agua (arroyo de Valdepuercas), vemos como el camino se va ondulando, y vamos subiendo. Tras el arroyo giramos a la derecha por el primer camino, el camino de Urda a Alcázar. Cruzamos otro arroyo, el de La Magdalena, en una zona donde hay casas. No nos desviamos de nuestro camino, hasta que llegamos a una bifurcación donde hay algunos chaparros. Aquí hay que seguir por el de la derecha, que baja levemente. A unos 100 metros de aquí parece que el camino se termina. Pero no, si os fijáis puede que encontréis rodadas de coche, en la linde de una viña (a la derecha del maltrecho camino). El camino está arado y por eso parece desaparecer. Pero si seguís unos 100 metros el camino vuelve a aparecer. Aunque por poco tiempo, ya que al poco y de frente, una valla y una portada con enorme candado nos cortan el paso. Tenemos que seguir por el camino que sube por la izquierda, rodeando la valla, y que llega a una pista bien pisada y ancha (carril del Mesto), donde ya superamos los 800m de altura. Seguimos la pista hacia la derecha, y esta bajará rápidamente hacia el pueblo de Urda, rodeado de profundas canteras. Callejeamos un poquito y llegamos a la iglesia donde está el Cristo de Urda, que junto con Santiago, Roma y Jerusalén, es un centro de peregrinaje donde los católicos redimen sus pecados cada 7 años.

A la derecha de la iglesia sale un camino, paralelo al río Amarguillo, en dirección oeste, hacia Consuegra. Nuestra próxima meta es el Bien de Interés Cultural de la presa romana de Consuegra, que nos quedará a la izquierda del camino; para ello debemos ir paralelos al río Amarguillo (a nuestra izquierda hasta llegar a una bifurcación con un camino que lo cruza (nosotros por el camino de la derecha, que nos llevará directamente a un extremo de la presa, junto a unas casas con una tinaja de hormigón. Esta constituye un enorme muro de varios cientos de longitud (635m.) y varios de anchura, que bloqueaba el paso al río Amarguillo, para abastecer a la población de Consaburum y regar los campos adyacentes. Según el académico Blanco Frejeiro era la presa romana más larga de las conocidas en Europa y el Norte de África, con 700 metros de longitud, con contrafuertes en 86 metros de su recorrido. Data del s. I-II DC. La presa tuvo que romperse en tiempos remotos por una gran avenida de agua, ya que en 1891, cuando una riada del río Amarguillo se llevó la vida de 400 vecinos, estaba ya rota. La presa era conocida como El Puente de Urda.

Continuamos hacia Consuegra, tenemos de frente el Cerro Calderico, con el Castillo de La Muela y Los Molinos de Viento. Al poco llegaremos a la carretera de va de Urda a Consuegra. La tomamos y entramos a Consuegra. Giramos a la derecha en la segunda o tercera calle y llegamos al carreterín que sube al cerro Calderico. En este cerro está el origen prehistórico de Consuegra, y fue escenario de batallas entre almohades y cristianos, como la batalla sucedida en 1097 en la que murió el hijo del Cid Campeador, Diego Rodríguez.

Los molinos han sufrido bastantes restauraciones, pero datan del s.XVI. El castillo, Castillo de La Muela, ya existía en el año 1097, pero es a partir de 1183, cedido por Alfonso VI a la Orden de San Juan de Jerusalén cuando estuvo a pleno rendimiento. A partir del s.XVIII comienza su deterioro, hasta la actualidad.

El carreterín sube, pasando al lado de los primeros molinos, a nuestra izquierda, para girar el cerro y pasar al lado de las murallas del castillo, y seguir subiendo hasta los últimos molinos, donde hay una explanada. Aún hay dos molinos más, a los que se puede acceder por un sendero, hasta llegar a un hito geodésico, donde más allá hay rocas en crestería (831 metros de altura). Deshacemos la ruta, bajando hacia el castillo, pasamos los molinos que son tienda, y giramos a la derecha por un camino que sale de la carretera casi en 180º. Seguimos por el camino, hasta unas obras, donde giramos a la izquierda, paralelos al talud que cae sobre las casas, para bajar, bici en ristre, a una empinada y corta calle.

Después otra vez a la derecha hasta llegar a una calle principal, que viene de la carretera que va a Urda, y que es también la antigua carretera que va a Alcázar. Giramos a la izquierda por la carretera que va a la Sierra de Madridejos. A unos 400 metros sale un camino a la izquierda, pero no es el nuestro, el nuestro es el siguiente, el Camino de del Almadén.

Tras cruzar un pequeño cauce seco, tenemos una bifurcación: seguimos por el de la izquierda. Después cruzamos el arroyo Valdespino, cruzamos un camino, y en el siguiente cruce, giramos a la izquierda, por el camino por el que hemos ido a Urda, la Carroyuela de Urda a Herencia. Vamos a deshacer lo andado hasta cruzar la A-4, donde cambiaremos de camino. Tras cruzar por un puente la A-4, seguimos unos metros por la Cañada Real Soriana Oriental, para desviarnos de esta por un camino a la derecha. Al poco hay una bifurcación, y nos vamos por el de la izquierda…seguimos por la Carroyuela de Urda a Herencia.

Llegamos a las inmediaciones de la Autovía de Los Viñedos, cogemos el camino de servicio hacia la derecha para pasar por debajo por el mismo lugar que a la ida (tres tuberías donde cabes con la bici). De nuevo deshacemos lo andado hasta Camuñas. Pero tras cruzar el Amarguillo, giramos a la derecha para coger el Camino Bajo de Camuñas a Villafranca, que va paralelo al Amarguillo. El camino pasa al lado de unos “cortados”, a nuestra izquierda, que luego se van suavizando dejando paso a viñas y olivares. Tras pasar un par de kilómetros podremos divisar Villafranca hacia la izquierda, que es hacia donde va a girar el camino, uniéndose al Carril de los Cerros o de Gallego, que va a parar al Camino del Bonillo, ya dentro de la localidad, calle por la que hemos pasado a la ida. Ahora hay que deshacer lo andado hasta Alcázar, cruzando el pueblo al lado de la canalización, el camino de En medio hasta el río Ciguela, la Cañada Soriana Oriental hasta la carretera de Villafranca a Alcázar para cruzar el río, y volver a Alcázar por el Camino de Villafranca.